Noticias

¿Pluspetrol puede desaparecer una cocha impunemente?

FEDIQUEP denuncia tragedia ambiental en el Lote 1AB ante Comisión del Congreso

12 de noviembre de 2012. La Federación Quechua del Pastaza – FEDIQUEP, por medio de una exposición fotográfica ante la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos, Afrodescendientes, Ambiente y Ecología del Congreso de la República, en Iquitos, realizó impresionantes revelaciones denunciando actividades irregulares de Pluspetrol sobre pasivos ambientales en territorios de sus comunidades.

La exposición se realizó el 9 de noviembre, en el auditorio de Caritas de San José de Amazonas. En el local se celebraba una Audiencia Pública en donde se abordó, entre otros temas, la problemática actual de pasivos ambientales en Loreto.

Aurelio Chino, presidente de FEDIQUEP, expuso fotografías tomadas en el mes de octubre, en el marco de las investigaciones de la Comisión Multisectorial (RS N°200-2012-PCM) que investiga los problemas sociales y de contaminación ambiental en las cuencas del Corrientes, Tigre, Marañón y Pastaza.

En una de las fotos se ve al apu sentado, en lo que fue la laguna Shanshococha. De la cocha sólo queda un vacío desolador y muchas preguntas sin respuestas. En ese momento, el presidente de FEDIQUEP acompañaba a funcionarios de la Autoridad Nacional de Agua (ANA), la Dirección General de Salud (DIGESA) y el Organismo de Evaluación y Fiscalización del Ambiente (OEFA) a tomar muestras de impactos de contaminación en Shanshococha. La laguna ya no estaba. Pluspetrol, empresa operadora en la zona (Lote 1AB), debe muchas respuestas ante estos ilícitos.

 

HACIENDO MEMORIA: SHANSHOCOCHA

El primer registro fotográfico de Shanshococha fue en mayo de este año. Esta es (o fue) una laguna contaminada reconocida por los monitores ambientales de FEDIQUEP, a la altura del kilómetro 4 de la carretera petrolera en el distrito de Andoas. Los testimonios indican que esta cocha abasteció de peces y otros animales a las comunidades próximas. Según afirman los comuneros, la contaminación en la laguna data de 2005; sin embargo, funcionarios de Pluspetrol señalan que este es un pasivo ambiental anterior a su operaciones, en el año 2000, cuando la concesión del lote 1AB era de la Occidental Petroleum Company (OXY).

En la imagen se aprecia toda una tragedia ambiental: Una laguna cubierta de petróleo, fraguas de crudo en la superficie, orillas ennegrecidas y vegetación muerta. Resulta increíble pensar que este pasivo no se encuentra en ningún instrumento de gestión ambiental de Pluspetrol, pero es así, a pesar que en el contrato de concesión del lote 1AB, la empresa se comprometió a asumir la remediación de todos los pasivos heredados de operaciones anteriores. Por años, la laguna existió como un gran foco de contaminación.

Desde hace poco más de un año, FEDIQUEP y otras organizaciones indígenas agrupadas en la plataforma PUINAMUDT han denunciado sistemáticamente este y otros casos similares en diversas instituciones públicas, exigiendo la investigación ambiental en sus territorios, el registro de todos los puntos contaminados y la aplicación de sanciones e indemnizaciones por los daños cometidos.

En junio, los congresistas Eduardo Nayap, Leonargo Inga, Marisol Pérez Tello y Verónika Mendoza realizaron un viaje de investigación sobre la realidad ambiental y social en comunidades de las cuencas del Pastaza, Corrientes, Tigre y Marañón. Ellos pudieron constatar la contaminación en Shanshococha (la foto que encabeza este párrafo pertenece al archivo de esa visita).

Al momento de la visita de los congresistas, los funcionarios de Pluspetrol señalaron que esa cocha no estaba registrada porque “no tenían a quien reportar los pasivos ambientales”, amparándose en las imprecisas competenias atribuidas a OEFA y OSINERGMIN. Bajo estos pretextos, la petrolera deslizó responsabilidades hacia el Estado. Ambos, Estado y petrolera, se encontraron ante las consecuencias de una actividad petrolera irrestricta, impune y sin la menor garantía de responsabilidad ambiental.

Finalmente, el informe de la investigación concluye que “se advierte en consecuencia que el OEFA no tiene la competencia integral respecto a la determinación del impacto y las causas del mismo, como sí la tenía OSINERGMIN cuando tenía la competencia de fiscalización ambiental de la actividad de hidrocarburos”. Más no se puedo hacer.

También desde junio, antes de la visita de los congresistas, las federaciones FEDIQUEP, FECONACO, FECONAT y ACODECOSPAT denunciaron que Pluspetrol, sin permiso comunal, estaba extrayendo tierras nativas en diferentes comunidades. Luego de esto, las comunidades observaron y denunciaron el entierro y la remoción de pasivos ambientales por parte de la petrolera. Realizar este tipo de acciones sobre pasivos ambientales que no están registrados debidamente en instrumentos de gestión ambiental (como Shanshococha), es incurrir en un grave delito ambiental; pero además, ocultar pasivos ambientales de esta manera es actuar a espaldas de la ley.

Shanshococha fue ocultada con tierra, removida y luego desaparecida. Como se aprecia en una de las fotografías, el impacto de la contaminación en la laguna no desaparecerá tan fácilmente. Eso no es remediación ambiental, sino un ilícito el cual debe ser investigado y sancionado. Entre tanto, lo que ha desaparecido para los quechuas del Pastaza es más que una simple laguna.

Créditos de fotos de Shanshococha: Stefan Kisler (Alianza Arkana)

fuente: PUINAMUDT

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *