Noticias

El narcotráfico y el blanqueo de madera amenazan el Parque Nacional de Purús

Guardaparques denuncian la presencia de grupos armados en la Reserva Comunal y el Parque Nacional de Alto Purús (Ucayali).

Madre de Dios, 24 de oct.- Mientras los purusinos se encuentran divididos a favor y en contra de un proyecto de ley que propone la interconexión terrestre de esta aislada provincia con la Interoceánica, las mafias del narcotráfico y la tala ilegal continúan operando con un conveniente perfil bajo en la Reserva Comunal y el Parque Nacional de Alto Purús.

Purús, una provincia ucayalina a la que solo se puede acceder por avioneta desde Pucallpa, atesora cuatro áreas protegidas en las que sobreviven pueblos en contacto inicial y aislamiento voluntario.

La falta de carreteras dificulta los millonarios negocios del oro blanco y del oro rojo, pero no los impide.

EXTRAÑOS CAMINANTES

“César”, en la soledad de su puesto de vigilancia del Parque Nacional de Purús, escuchó alarmado la noche del 20 de agosto cómo varias personas intentaban forzar su puerta. En medio de la selva y sin un arma, el guardaparque permaneció en silencio refugiado en su alcoba. Tras unos minutos eternos, los extraños se fueron llevando consigo tan solo comida enlatada.

En la mañana de ese mismo día había divisado un grupo aproximado de 20 personas, entre ellas 2 mujeres, caminando en medio del bosque. Realizaba una inspección en una trocha cercana a su puesto de control cuando escuchó al grupo. Durante sus patrullajes rutinarios, había encontrado cigarrillos y pisadas frescas, pero este era el primer encuentro cara a cara con los desconocidos.

En Gastabala, la comunidad nativa sharanahua más cercana al puesto de Saniruja, están acostumbrados a su paso. En ocasiones, llegan a las comunidades indígenas y les proponen alquilar sus botes. Son de Pucallpa, Tarapoto, Huánuco –entre otros destinos– y realizan una larga travesía que comienza en las zonas cocaleras y que, atravesando el Parque Nacional de Purús, culmina en Brasil. Portando un máximo de 5-10 kilos de cocaína a sus espaldas debido a la dureza del viaje, protagonizan una especie de carrera de relevos con destino a la frontera. Su carga parte del río Ene, conecta con el Urubamba, Ucayali, el Sepahua y a través de trochas indígenas llega al río Purús, atravesando una provincia del mismo nombre que goza de 4 áreas protegidas.

Los 2,5 millones de hectáreas del Parque, un área mayor a Moquegua, son resguardados por 12 valientes guardaparques repartidos en 4 puestos de control: Novia, Curanja, en los ríos del mismo nombre, y Saniruja y Cocama, en el río Purús. Periódicamente el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Sernanp) reporta estos peligrosos encuentros con los ilegales caminantes. En estos informes pide llevar “con hermetismo” los hechos “ya que no se conoce la procedencia de las personas ni sus objetivos”.

El susto vivido por “César” fue notificado el 2 de octubre en el Informe N° 07-2012-Sernanp, en el que la institución se muestra preocupada por la seguridad de los guardaparques. En 2011, los mismos sucesos fueron reportados por otro puesto, el de Cocama, que vio pasar a un grupo reducido pero encabezado por un individuo que portaba una escopeta calibre 16.

Si bien esta ruta es costosa en tiempo, es la menos visible para los supuestos mochileros. La otra opción sería embarcar la droga desde Pucallpa en aviones que aterrizarían en la capital de Purús, Puerto Esperanza, cuya pista de aterrizaje es vigilada por la policía.

Desde Santa Rosa, la primera población brasileña de la frontera, la cocaína es trasladada a Río Branco, una ciudad de más de 300 mil habitantes que conecta por carretera con el corazón de Brasil.

LA LAVADORA DE PURÚS

Los guardaparques son testigos del trasiego de individuos armados y también del blanqueo de madera por empresas que embaucan a comunidades nativas de Purús, tramitándoles permisos de extracción que solo usarán como lavadora de madera ilegal.

En 2012, el Organismo de Supervisión de Recursos Forestales y de Fauna Silvestre (Osinfor) ha multado por blanqueo a dos comunidades nativas de Purús.

La comunidad de Colombiana fue multada por la Resolución Directoral 030-2012-Osinfor por no justificar la movilización de 302,439 metros cúbicos de madera de caoba (al menos 50 árboles maduros) que había sido comercializada con su certificación. La inspección de Osinfor verificó que ninguno de los 21 árboles de caoba inventariados en la concesión de la comunidad había sido talado.

Mientras los empresarios tramitadores no han sido sancionados, la comunidad de Colombiana, habitada por familias en extrema pobreza, carga con una multa de 130,378 soles. Sobre la Comunidad Nativa Triunfo (Purús) pesa la misma multa por blanquear 306, 949 m3 de madera de caoba, ya que su área de concesión tiene todas sus caobas en pie.

Arsenio Calle, jefe del Parque Nacional de Alto Purús, y Rafael del Pino, jefe de la Reserva Comunal Purús, afirman que desde la creación del Parque en 2004 la tala ilegal ha disminuido considerablemente, aunque no ha desaparecido.

Entre las dificultades para erradicarla se encuentra la poca capacidad de fiscalización de la Dirección Ejecutiva y Forestal de Fauna Silvestre de Ucayali. Esta dirección cuenta con una pequeña oficina en Purús pero no existe personal permanente desde hace 2 años, informó la jefatura de la Reserva Comunal.

Cuando existe movimiento de madera, un funcionario viaja desde Pucallpa a Puerto Esperanza. Sin embargo –según relata– la mayor parte del tiempo el aeropuerto no sería fiscalizado.

SERNANP DENUNCIA TROCHA ILEGAL

La jefatura de la Reserva Comunal Purús inspeccionó el pasado 3 de setiembre la trocha carrozable construida ilegalmente por pobladores de Puerto Esperanza en el interior del área de amortiguamiento de la reserva. Los pobladores pretenden continuar su construcción, atravesando áreas protegidas con destino a Iñapari con el argumento de “salir del aislamiento”:

Según el informe 011/2012 del Sernamp, la trocha carrozable cuenta con 10 km y después se estrecha para adentrarse en el interior de la reserva. Durante la inspección, los guardaparques fueron testigos de la quema de terrenos por un grupo de 6 personas que habitaban un campamento dentro de la zona de amortiguamiento.

Los funcionarios del Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernanp) Arsenio Calle y Rafael Pino denuncian haber sido recientemente amenazados de muerte por pobladores partidarios de la carretera.

CLAVES

Carretera. El proyecto de ley 1035-2011 declara de interés nacional la conectividad terrestre entre Puerto Esperanza (Ucayali) e Iñapari (Madre de Dios).

Áreas protegidas. La carretera atravesaría la Reserva Comunal y el Parque Nacional Alto Purús, la Reserva Territorial Madre de Dios y una concesión de conservación.

En contra. Los ministerios del Ambiente, Transportes y Cultura han recomendado la no aprobación del proyecto.

Fuente: La República.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *